Headlines
jueves, enero 19, 2012
.Radiar Noticias Mx

Un “Concordia” llamado “Union Europea"... Por Teresa Da Cunha





Por Teresa Maria G. Da Cunha Lopes;

El Costa Concordia es (era) un crucero de lujo - nuevo y sofisticado, la “crème de la crème”, 290 metros de largo, 2.000 cabinas de pasajeros y tenía todo - restaurantes, piscinas, gimnasios y salones de baile. Sus sistemas de seguridad: un perfecto ejemplo del estado del arte de la tecnología náutica.

Enormes barcos hechos para el placer, el dulce “farniente”, y que según los expertos son insumergibles. El capitán, Francesco Schettino, que hoy es “el hombre más odiado de Italia”, en sus días de antaño,en plena gloria mediática, afirmó en una entrevista ,que si bien él nunca se había visto como el capitán del Titanic ante el peligro: "con una preparación adecuada cualquier situación puede ser superada en el mar".

Enormes barcos hechos para el placer, para el hedonismo de las familias “bien”.¡¡¡¡Panem et Circensis, pan y circo!!! Para olvidar estos tiempos de la crisis. Turistas del primer mundo disfrutando, mientras que los marineros del tercer mundo navegando, trabajando, sudando. Navega por los siete mares, navega por los siete mares, de puerto en puerto, de emoción en emoción el Concordia. Nave blanca, vestidos blancos, guantes blancos, la blanca espuma del mar.

La última cena de la Concordia fue de ensueño. Dicen que el capitán italiano susurraba palabras dulces en el oído de una mujer en el bar, y un brindis de champán los unía, ojos en los ojos. El viento azotaba suavemente el mar y las olas ronroneaban contra el casco. Bebemos a su salud, capitán, y al levantar la copa alta, vamos a cumplir otra vez, en estas aguas azules que César surcó, el destino feliz de los “boni”, de los señores del mundo.

Antes de la medianoche, los pasajeros escucharon un fuerte golpe. La tripulación del barco se apresuró a anunciar que no había razón para el pánico, sino que fue un problema eléctrico. Sólo después del segundo golpe, pequeños grupos de pasajeros corren por sus salva-vidas y por el dinero. Se dieron rápidamente cuenta de que no había mucho tiempo. Ahora cunde el pánico y todos corren:todos los demás pasajeros y la tripulación, los cocineros y los meseros, las camareras, los bartenders, los mecánicos.. Schettino, el capitán corrió más que todos ellos, fue uno de los primeros en abandonar la nave. Y su vergüenza fue grabada para que todos la escuchen en las ondas hertzianas y en YouTube.

"Schettino? Escuche Schettino, hay personas atrapadas a bordo. Hay que volver con su bote salvavidas al barco. Regrese al barco", gritó un oficial de la Guardia Costera por la radio.

Sin embargo, Schettino ya estaba tomando café en la costa.

Guardia Costera: "¿Qué estás haciendo?"

Schettino: "Estoy coordinando el rescate."

Guardia Costera :"¿Qué coordinación existe? Vuelve a bordo!"

Schettino :"Yo no voy a volver, estoy con mi segundo al mando, Dimitri ... te das cuenta de que está oscuro y no podemos ver nada?"

Guardia Costera: "Usted ha estado diciendo eso por una hora ... vuelva al barco ahora!Es un orden" (Fin de la cita de la grabación).

El Concordia se hunde, una docena de muertos, decenas más de desaparecidos, alrededor de mil millones de dólares en daños.El capitán nunca regresará al barco, ya está en el taxi, preguntando al conductor dónde puede comprar “calcetines secos”.
Fin de la historia.

Justo cuando estaba segura de que el cliché acerca de que la Zona Euro es como el Titanic ( navegando a ciegas hacia los grandes icebergs del Mar del Norte sin abrir los ojos a los peligros) ya estaba sobre explotado por los columnistas y pasado de moda, me llegan de golpe las imágenes del Concordia, que encalló en un arrecife a causa de la arrogancia de sus funcionarios. Imágenes llenas de enseñanzas que se me hacen tan familiares, tan similares a lo que veo en Europa, y que me parecen contener el mismo poder hipnótico de las estampas, de las alegorías de mi niñez, de esas que mi Tia Maria Cándida colgaba por los muros de la casa de Alvites, para nos enseñar los principios y los peligros de la vida.

Sin embargo, existe una diferencia. Nuestros líderes-la odiada Merkel, el pequeño Sarkozy, el oscuro Draghi, el pomposo Durao Barroso- no tienen que huir en la noche para salvar sus vidas, como Francesco Schettino y su primer oficial Dimitri Están bien protegidos por sus jubilaciones doradas, por sus privilegios acumulados, por sus murallas normativas, aun cuando a bordo de los buques que comandan , cunde el pánico, se rompen los cascos, se inundan los centros de mando, se ahogan las naciones y se mueren los pueblos. Nuestros “queridos” líderes cuando huyen de sus responsabilidades lo hacen en sus aviones oficiales para el retiro blanco de las nieves de Davos y las luces de los noticieros “primetime” .

Sin embargo algo los acerca, los une. Comparten una misma pulsión y los mismos trazos de carácter. La odiada Merkel, el pequeño Sarkozy, el oscuro Draghi, el pomposo Durao Barroso, al igual que Francesco y Dimitri, sólo quieren sobrevivir, y al diablo con su barco. Nuestros derechos, nuestra democracia -ese sueño de una Europa Unida, próspera y en Paz de Jean Monnet; Robert Schuman; Paul Henri Spaak; Altiero Spinelli -tal como el Concordia se rompió, se desgarró debido a su arrogancia e incompetencia. Debido a ese trazo de carácter que es inherente a sus personalidades: la cobardía.

Ellos, la odiada Merkel, el pequeño Sarkozy, el oscuro Draghi, el pomposo Durao Barroso,también nos dicen que no hay razón para el pánico - después de todo, la Unión Europea, como el Concordia, es el mejor equipado y el más avanzado buque del mundo. Hablan de crisis pasajera, de austeridad temporal, de ajustes, de recortes, pero con el discurso altanero de los señores feudales, del alto de las torres de l castillo, intentando impresionar a los BRICS, a los MENA,a los TIMBI, a los BNP que viven en las regiones circundantes, con lo grande y fuerte que somos, cuando es más que evidente que también que nos han encallado.

¿Qué mejor analogía podría existir para describir la situación de la Zona Euro en el 2012?

El capitán afirma que “está coordinando", pero la verdad es que está bebiendo café sin hacer nada . Como Schettino, la odiada Merkel, el pequeño Sarkozy, el oscuro Draghi, el pomposo Durao Barroso no quieren ver nada. El barco está tumbado sobre el costado, la Zona Euro bajo la presión continua de los especuladores mete agua por las heridas abiertas de Portugal, Grecia, España, Italia, Irlanda, ahora la Francia y la propia Alemania bajo amenaza, ya no hay ningún proceso comunitario responsable y confiable en marcha. Mientras los economistas disidentes, los políticos capaces, los ciudadanos indignados están siendo reprimidos en la calles y alejados de los centros de decisión.

La democracia europea ya está rota, la economía europea moribunda, el estado del bienestar desarticulado, los derechos constitucionales pisoteados como en Hungría. El barco está tumbando de lado en la agonía final, el agua inunda la sala de máquinas, los cadáveres podridos en su carcaza - y los capitanes están "coordinando" la tragedia desde Bruselas, Berlin, Paris y Davos.

0 comentarios for "Un “Concordia” llamado “Union Europea"... Por Teresa Da Cunha"

¿Que opinas de esta nota?