Headlines
martes, mayo 15, 2012
.Radiar Noticias Mx

¿De quien es la mano que mece la cuna? Por Julio Santoyo #UMSNH





Por Julio Santoyo Guerrero

¿Quién podría ser tan inocente para pensar que los eventos que se han desarrollado en los últimos días en el estado, provocaciones, incendio de vehículos, tomas de carreteras, secuestro de unidades del transporte público, usurpación de casetas de cobro, toma de las instalaciones universitarias, bloqueos a los ingresos a la ciudad de Morelia, han sido resultado de la espontánea "inconformidad"? La metáfora de Fuenteovejuna ("¿quién mató al señor comendador? Fuenteovejuna, señor"), como explicación cándida del caso, es un insulto a cualquier inteligencia. Hay una mano que mece la cuna, más bien son varias manos.

Antes del inicio del presente gobierno ya advertíamos de una coyuntura que haría vulnerable a la administración que iniciaba, determinada por la quiebra de las finanzas, ocasionada por la administración godoyista ("Gobernar sin dinero" Cambio, 16/01/ 12), y advertíamos semanas más tarde que "La estabilidad política del estado estará vulnerable en los próximos meses. Y puede ser la hora de quienes deseen ver en llamas a Michoacán, de quienes privilegian la política del colapso aprovechando las coyunturas, pero también puede ser la hora de la política, de la política responsable que coloca a Michoacán y a su gente por encima de toda mezquindad inmediatista." ("Michoacán la hora de la política", Cambio, 19/03/12).

La coyuntura, como entonces lo dijimos, está abierta, está viva y durará hasta el 1 de julio. Esta coyuntura la están percibiendo los protagonistas de la política en la entidad y no pretenden desaprovecharla. Todos están sacando conclusiones propias para orientar su actuación y apuntalar sus naturales y legitimas aspiraciones de poder, algunos de manera responsable. Para otros la coyuntura es la oportunidad para proteger intereses mezquinos sin más; para otros está al contentillo de sueños mesiánicos y románticos que quisieran ver a Michoacán y a México bajo la bandera del totalitarismo de la "dictadura del proletariado".

Pero existe un error grave en el cálculo político de aquellos que han tomado la determinación de recurrir a medios ilegales o violentos para reventar la coyuntura y obtener posicionamientos mezquinos o "revolucionarios". Por un lado han profundizado el hartazgo social y escalado el reclamo público para que todos los ámbitos de gobierno apliquen la ley sin concesiones; por otro, están generando una aversión electoral contra la "izquierda" y sus candidatos apologistas y tolerantes de esta violencia anticiudadana. Es decir, en lugar de crecer y obtener el apoyo de la sociedad a su "causa", si es que fuera legítima, están obteniendo el repudio y la condena. ¿Qué les quedará después de que terminen los tiempos de la coyuntura?

Ya no sorprende el papelazo de la dirigencia estatal perredista ante los hechos. En su perspectiva no existe el interés pisoteado de miles de ciudadanos afectados, les importan poco menos que un cacahuate; ni el pétalo de una rosa han lanzado como condena a los actos contundentes de violencia e ilegalidad que los enmascarados y enmachetados han perpetrado contra la sociedad, siempre desde el cobarde anonimato de un rostro cubierto; ninguna condena por el ataque físico a varios comunicadores, mientras que de manera demagógica algunos de sus diputados se rasgan las vestiduras denunciando la violencia contra los comunicadores, pero en otros lugares; ni una palabra por el cierre criminal de la Universidad Michoacana y con ello por la violación al derecho humano a la educación de más de 50 mil estudiantes, prefieren la alianza con los violentos y la lumpen política, no con la sociedad.

Cierta dirigencia estatal perredista, convertida en palafreneros y ujieres de Godoy, no ha entendido la lección histórica de que el guiño concedido a la violencia tiene precios elevados. Las derrotas electorales más dramáticas y dolorosas, la elección federal intermedia de 1991, la presidencial de 1994 y la de 2006, son solo 3 ejemplos de ese costo. Nuevamente la estrategia de Godoy, en aras de su defensa personal, está condenada al fracaso electoral. Algo semejante hizo durante la campaña de Silvano cargándole la agenda de la deuda pública. En aquella ocasión el enemigo de Silvano era uno sólo: Leonel Godoy, y Silvano no pudo contra él.

No deberán sorprenderse los candidatos de la izquierda electoral ante el eventual y muy seguro castigo que los michoacanos les darán en las urnas el 1 de julio.

Violencia y elecciones son agua y aceite, es la peor combinación. Haberse echado en los brazos de la CUL y de los "anónimos" bloqueadores de ciudades, (no dejo de preguntarme, ¿porqué deben utilizar los mismos métodos que la delincuencia organizada?), no sólo habla del paupérrimo nivel político de esta izquierda michoacana, sino de su extrema descomposición: mira que colocarse a la cola del anarquismo, el vandalismo y de los cuestionados líderes de la CUL. ¿Ya valen tan poco?

Para un demócrata no debe haber ambigüedad. El respeto a la ley y a sus instituciones es de principios, como es de principios utilizar los medios que otorga la ley (el diálogo, la manifestación, la expresión) para promover toda gestión social, como también es de principios hacer uso del voto para alternar en el poder, para cambiar de gobernantes. Quien ejerce la violencia, o cualquier medio ilegal, como instrumento para la gestión o para el cambio político no debe llamarse a engaño, está en la ilegalidad y debe atenerse a las consecuencias sancionadas por dicha ley. Eso vale para todos los mexicanos, y eso debemos hacer valer. La impunidad afecta principalmente a los ciudadanos de a pie. No podemos saltar al vacío que representa la ilegalidad. En ese salto solo ganan los poderosos, la historia está llena de ejemplos. Por eso el estado de derecho es la piedra angular de toda democracia y es el recurso de defensa y protección más valioso de todo ciudadano.

0 comentarios for "¿De quien es la mano que mece la cuna? Por Julio Santoyo #UMSNH"

¿Que opinas de esta nota?