Headlines
lunes, junio 11, 2012
.Radiar Noticias Mx

El derecho a la informacion... Por Mario Enrique Carbonell

Por: Mario Enrique Carbonell Chàvez

A propósito de la conmemoración el pasado 7 de junio del Día Internacional de la Libertad de Expresión, y la celebración-comida, ofrecida al gremio periodístico por el gobernador del Estado Fausto Vallejo Figueroa, en legitimo reconocimiento del mandatario michoacano del respeto que mantiene el gobierno que él encabeza, hacia el ejercicio pleno de nuestra profesión, con base al Derecho de la Información –Artículos 6 y 7 de la Constitución de la República-.

En este sentido he considerado importante dar un brevísimo repaso por la historia del periodismo en México, particularmente con las prácticas nocivas y perjudiciales ejercidas a través de la “censura”.

Es primordial conocer aquellas obras que relatan y señalan el papel que desempeñó la Iglesia católica en materia de CENSURA, para impedir, precisamente, la libertad que disfrutamos actualmente de poder leer libros y medios impresos, sin impedimento o sanción alguna, como la que se desató de manera criminal y condenable por parte de la santa Inquisición (así con minúsculas), desde la Conquista, hasta la segunda mitad del siglo XVIII.

Pues fue el santo oficio en la Nueva España en 1571 (Uno de los tres que hubo en América, otro se estableció en Perú; y uno más en 1610, en Cartagena de Indias, Colombia), el que actuó tan extrema e intolerantemente. Y con ellos fue que llegó a la Nueva España y el resto de América la CENSURA. Para que de manera terrible y sádica se estableciera el miedo, el terror y las venganzas clericales a la población que leía, o escribía textos malditos, según su juicio y tribunales inquisidores de las libertades más elementales de la humanidad, como el derecho a la vida, libertad y fraternidad, e igualdad.

El Tribunal ominoso, siniestro y fatal tuvo la desdicha de sojuzgar, juzgar y subyugar a los pobladores naturales de la Nueva España, nativos, mestizos, e incluso criollos, por más de dos siglos y medio de dominación por parte del tribunal religioso de marras; y no fue sino hasta 1820, con dos periodos de abolición: en 1808 por la entrada de las tropas napoleónicas invasoras de España, y con motivo de las Cortes de Cádiz, durante 1813-14, cuando se vio interrumpida y después terminado ese terrible suceso facineroso, indignante y vejatorio de la historia de la humanidad
Pero además y sobre todo, el papel fatídico aciago y siniestro que ejerció en nuestra historia, en torno a los hechos que se dieron en los movimientos y luchas libertarias, independentistas, al inicio del Movimiento Insurgente de Independencia de México, pues fue terrible cómo actuó la CENSURA ejercida por la Iglesia católica a través de la santa Inquisición, en aquellas lecturas consideradas “nocivas”; mismas que desempeñaron un papel muy importante en esa época para concientizar, motivar, o ilustrar a los más destacados líderes de opinión y pensadores liberales insurgentes, como Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos Y Pavón.

El surgimiento de los primeros preceptos universales de los derechos de la humanidad y fundamentalmente de aquellos derechos que preservan la igualdad, libertad de expresión y opinión, así como las libertades de información, de prensa e imprenta, fueron, repito, fuertemente cuestionadas, reprimidas y prohibidas por los diferentes gobiernos virreinales en la Nueva España, desde tres siglos antes de la Independencia de México, de España.

La CENSURA operó en la Nueva España a partir de 1536, cuando al Virrey Juan Antonio de Mendoza le ordenó la Corona española “impedir la entrada de libros profanos”. Esto, durante la instalación en México de la primera imprenta en el Nuevo Continente, por parte de Juan Pablos. Lapso durante el cual se destaca y desata la terrible CENSURA impuesta por la santa Inquisición, la que desgraciadamente desempeño un papel abominable, inhumano, cruel y sanguinario, como instancia religiosa normadora de la conducta de la sociedad civil.

Proceso inquisidor imborrable de nuestra historia que exhibe la etapa más oscurantista y represora de los derechos fundamentales de la humanidad, como los propios derechos humanos, a la libertad de expresión, opinión y de prensa, en los que el santo oficio vio reflejadas sus más viles, ignorantes y retrogradas intenciones de censura, aplicando a la población considerada como hereje y profana, los más inconcebibles y terribles castigos físicos y sicológicos, por parte de las distintas órdenes religiosas y después con el clero secular.

Y fueron las lecturas de la Ilustración europea las que iluminaron el pensamiento de justicia, libertad, fraternidad, e igualdad, las que influenciaron fuertemente los ideales de nuestros héroes nacionales. Fueron las ideas filosóficas de los derechos fundamentales del hombre, plasmados en el movimiento político y social de la revolución francesa de 1789, con sus pensadores: Voltare, Roasseau, y Montesquieu, las que les transmitieron a nuestros héroes nacionales el pensamiento del derecho natural racionalista, trascendente y universal de los derechos; y las que prendieron la llama libertaria de nuestra naciente Nación.

Lo anterior, al mismo tiempo con las ideas filosóficas, humanísticas y políticas de los pensadores ingleses como John Locke, y el consecuente impacto en la guerra de Independencia de los Estados Unidos, el 4 de julio de 1776.Filòsofo y político inglés, que junto con Montesquieu, se les debe la famosa teoría de la división de poderes, para que el poder frenara al poder.

Seguidamente, a raíz de la revolución francesa, las guerras napoleónicas llevaron influencias de la declaración de los Derechos Universales del Hombre a todos los países dominados en Europa, incluido desde luego España, la que en consecuencia proclama su Constitución de Cádiz de 1812, que tomara cuerpo en el Decreto de las Cortes del 10 de noviembre de 1810.

0 comentarios for "El derecho a la informacion... Por Mario Enrique Carbonell"

¿Que opinas de esta nota?