Headlines
martes, julio 17, 2012
.Radiar Noticias Mx

Las aventuras politicas cuestan… Por Julio Santoyo



Por Julio Santoyo Guerrero

Estoy seguro que entre las filas de las izquierdas que postularon a AMLO existen militantes preocupados por las consecuencias de la inminente lucha postelectoral al margen de las instituciones legales y que alcanzan a ver los costos que supondrá rebasar esa legalidad, pero también estoy seguro que adentro, pero sobre todo afuera de la izquierda electoral, en sectores radicales que no han compartido jamás la lucha electoral como la vía para acceder al poder y que han sido críticos feroces del propio PRD y de sus abanderados, se frotan las manos por la oportunidad de oro que les ofrece AMLO para levantar la bandera rupturista de la "no imposición" y con ello sacar raja política para "legitimar" sus causas opositoras y de confrontación contra quien esté en el poder, claro mientras no sean ellos.

Las impugnaciones que la izquierda electoral tiene contra la elección presidencial deben atenerse a las resoluciones del tribunal correspondiente. Si este encuentra causas suficientes decidirá conforme a la ley. Pero una vez agotadas las instancias constitucionales el veredicto debe respetarse. Y así debe ser si la elección presidencial es declarada nula, pero también así debe ser si la elección es declarada válida. Eso significa respetar la ley, que es uno de los valores fundamentales de toda democracia. Y no debe ser de otra manera porque las leyes con las que juzgarán los juzgadores son las mismas que en su oportunidad aprobaron los diputados y senadores de los partidos que contendieron, y que también en su oportunidad se constituyeron en la soberanía de México.

El costo político de ir contra los tribunales en el caso de que la elección se declare válida, tal y como ocurrió en el 2006 arruinaría en gran parte las oportunidades políticas de la izquierda electoral. Inaugurar otros 6 años, -ahora de "lucha contra la imposición"-, de lucha callejera como ya se ha anunciado, tomando casetas en autopistas, bloqueando instalaciones de empresas privadas, instalando plantones, confrontaría y paralizaría a los propios senadores, diputados y a los gobernadores electos de la izquierda coaligada, quienes perderían la coyuntura que ya tienen de ser el eje de nuevas mayorías parlamentarias para pactar reformas importantes para el bien de los mexicanos. Ejercer de nueva cuenta el discurso de la izquierda primitiva que sólo reconoce que hay democracia cuando gana y no cuando pierde y que rompe con las instituciones legales porque sus fallos no son de su agrado no se corresponde con el nivel político de la ciudadanía contemporánea, al menos que se crea en la maniquea versión "izquierdocentrista" de que los que votaron por AMLO son el "pueblo bueno" y los que no, pues representan a la corrupción, son masoquistas, son manipulados por la "mafia en el poder", o son la derecha calderonista.

Los políticos de izquierda deben -ya es tiempo-, de dejar de jugar al "Indiana Jones", es decir, deben abandonar el espíritu de aventura que suele seducirlos y precipitarlos en jugadas del todo o nada, juegos políticos de los cuales suelen sacar la peor parte: nada. Derrotas de las cuales tienen que levantarse cíclicamente casi de la nada cuando es obvio, como en el momento actual, que aún tienen un capital valiosísimo en los más de 15 millones de electores que sufragaron por sus candidatos. Sería, una vez más, un error garrafal que dilapidaran ese gran capital alcanzado en esta elección. Un capital que si se traduce en organización partidaria, si se le dedican los esfuerzos correspondientes, alcanza para mover por completo el destino político de nuestro país.

0 comentarios for "Las aventuras politicas cuestan… Por Julio Santoyo"

¿Que opinas de esta nota?