Headlines
lunes, octubre 01, 2012
.Radiar Noticias Mx

Hartazgos... Por Julio Santoyo


Por Julio Santoyo Guerrero

Al paso que vamos en unas cuantas semanas podremos ver que bastan mil personas para bloquear las ciudades más importantes del estado y privar del derecho de libre tránsito a cientos de miles. El ensayo ocurrido la semana pasada demuestra que esto es perfectamente posible. Llegará ese día en que ningún michoacano que viva en las ciudades más importantes podrá entrar o salir de ellas en tanto los manifestantes inconformes traten de alcanzar los acuerdos que se propongan con el gobierno.

Pero también el ensayo de la semana pasada pudo demostrar que los límites para evitarlo están cada día más cercanos. Quienes han tomado los bloqueos como método de lucha calcularon la inacción del gobierno y puntualmente acertaron. Durante 12 horas de interrupción del tránsito vehicular no hubo una actuación eficaz del gobierno para asegurar el libre tránsito. Es incomprensible el acalambramiento del gobierno y la sumisión de quienes un día juraron hacer cumplir la ley. Optaron por no "molestar" a decenas a cambio de sacrificar el interés de cientos de miles. La inacción gubernamental y el hartazgo ciudadano provocaron que habitantes de los puntos en conflicto y los transportistas actuaran por propia mano. Esto último no fue siquiera calculado por los bloqueadores, y tiene lógica, cómo iban a considerar en el cálculo a un actor que desprecian y a quien asignan un solo valor: el de ser rehenes y súbditos de su estrategia egocéntrica.

A falta de gobierno los ciudadanos actuaron y demostraron con este primer ensayo que si se lo proponen pueden hacer prevalecer el derecho al libre tránsito en un dos por tres. El riesgo es que el hartazgo convertido en repudio y coraje puede derivar en actos de violencia y en daños físicos a las personas. El ensayo demostró, y esto le debe preocupar al gobierno, que las posibilidades de que sea rebasado en crisis de este tipo están a la vuelta de la esquina y que el costo para él puede ser mayúsculo. ¿Si la tarea que debe hacer el gobierno la puede hacer con eficacia la sociedad de manera directa queda planteada de manera automática una pregunta ¿de qué sirve el gobierno?

Si para los grupos de peticionarios que gustan de estas acciones el paso siguiente en su estrategia pudiera ser bloquear las entradas y salidas de las ciudades más importantes del estado, para con ello demostrar mayor contundencia y mayor amedrentamiento de la ciudadanía, la reacción de los ciudadanos, por su parte, pudiera en esa misma magnitud hacer de su reacción una respuesta estatal. Y pudiera también, dado que sería una expresión natural, con esa respuesta propiciar el máximo cuestionamiento y el máximo desprestigio a un gobierno al que tendría la opinión pública como incapaz para hacer valer el derecho al libre tránsito de los ciudadanos.

Los métodos de presión empleados por diversos grupos sociales para respaldar sus reclamos ante el gobierno o denunciar o protestar, y que tienen en sus consecuencias una evidente afectación a la comunidad están colmando el ánimo de la ciudadanía.

Lejos de atraer la simpatía o el apoyo que es vital para que sus peticiones, si es que son justas y razonables, puedan ser respaldadas socialmente, atraen exactamente lo contrario. Tales métodos aparte de ser completamente antipopulares están demostrando su plena ineficacia como métodos de acumulación de fuerza o incluso como métodos ciertos para alcanzar una buena negociación, y no se diga como métodos para promover mayores cambios democráticos y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

El hartazgo al que ha llegado la sociedad moreliana en su enorme mayoría y demostrado en el ensayo de resistencia cívica espontánea de la semana pasada no deja lugar a dudas de hacia dónde se dirige el ánimo de los morelianos. Las organizaciones sociales que siguen estos protocolos de actuación debieran comenzar un proceso de replanteamiento en cuanto al uso de las acciones que los enfrentan con la población y en definitiva evitar convertirse en promotores de la provocación. Necesitan comenzar un proceso de reconciliación con la ciudadanía. ¿Si su causa es justa porqué echarla a perder con métodos que en lugar de acarrearles el apoyo les atrae el más enconado de los repudios?

0 comentarios for "Hartazgos... Por Julio Santoyo"

¿Que opinas de esta nota?