Headlines
jueves, octubre 25, 2012
.Radiar Noticias Mx

¿Justicia…? en los bueyes de mi compadre: Por Luis Patiño

justicia




En mi opinión...
Por: Luis Patiño Pozas


Para un gran porcentaje de las élites de la sociedad, la ley, es algo que se debe eludir, y en el peor de los casos negociar: algunos con aires de conocedores recuerdan la frase: “para el enemigo…todo el peso de la ley”, pero nada mejor para ilustrar el fenómeno que la expresión popular:Que se haga justicia, pero en los bueyes de mi compadre.

La idea de que las leyes se “hicieron para violarlas”, tiene de trasfondo la concepción de que el poder y la autoridad son fuente de canonjías, de excepciones y al final de impunidad. Los ejemplos recientes y difundidos intensamente en medios, en los cuales los recursos públicos sirven para acumular fortunas privadas, han reforzado esta arraigada idea.
Luego entonces, sí nuestras máximas autoridades violan las leyes, saquean el erario y continúan haciendo vida pública, sin que sean molestados en lo mínimo ¿por qué, los débiles, sí deben acatar la ley?

Tal parece que es la lógica que han seguido los dirigentes del movimiento de normales en Michoacán. Así, secuestrar un camión de servicio público, interrumpir el libre tránsito de miles de personas y mercancías, solicitar cooperación “voluntaria” cada que la despensa mengua en sus instalaciones, representa, para ellos un acto de “justicia”, ¡nunca una violación a los derechos de terceros!

Bajo la justificación discursiva de “corruptos, impunes, amorales, etc”, han aprendido que por medio de la presión y el chantaje, logran concesiones de grupo, que casi siempre lesionan al conjunto de la sociedad. Es decir, sus métodos de lucha, les permite aplicar la vieja máxima “justicia…en los bueyes de mi compadre”.

La raíz, sin duda se localiza en la vieja cultura autoritaria del régimen de partido casi único; empero, la realidad se ha modificado, así como han ido modificándose las reglas del juego de la competencia política.

Todavía a finales del siglo pasado, no existía prácticamente contrapeso ni limites a los hombres de poder; existía en todo México, una cadena de obediencia y de mando vertical. A escasos dos o tres lustros, las cosas, afortunadamente han cambiado para bien.

Los gobiernos son electos en una justa competida - quizá cuestionada y seguramente con vicios- pero son producto de un sistema democrático, y sustentado por la voluntad ciudadana.
Una nueva cultura democrática de la legalidad comienza a surgir en una buena cantidad de ciudadanos, que entienden que aplicar y cumplir las leyes es lo que nos convierte en una sociedad civilizada; que es moralmente obligatorio para todos; que constituye nuestro marco de convivencia. En contra parte, quién lo rompa, debe ser sancionado.

Construimos una democracia de mala calidad, cuando el gobierno en turno no está a la altura de los desafíos y los ciudadanos debemos exigir aún con mayor firmeza que los grupos de presión, en la distribución plural, no del poder, también de las responsabilidades.
Jueces corruptos, burócratas y ligados a los grupos fácticos, han tirado por la borda una y cien veces, el esfuerzo por cumplir y hacer cumplir la ley, ese es otro aspecto que debemos sumar a las exigencias de una cultura democrática.

Así, no serán fantasmas “sin pruebas suficientes” los responsables de secuestrar y quemar camiones, ni “encapuchados” que piden renuncia de funcionarios. Así, seremos los ciudadanos ejerciendo nuestro pleno derecho, los que ¡exijamos el cumplimiento de responsabilidades!

0 comentarios for "¿Justicia…? en los bueyes de mi compadre: Por Luis Patiño"

¿Que opinas de esta nota?