Headlines
lunes, octubre 15, 2012
.Radiar Noticias Mx

La ley de la selva… Por Julio Santoyo Guerrero #Michoacan


Por Julio Santoyo Guerrero


¿De dónde nos viene la cultura de la impunidad, es decir, las razones que justifican la transgresión de ley? Recuerdo que en los últimos meses, por motivos distintos, sostuve conversaciones con dos personas, ambos vinculados a la actividad política y podría decirse que uno de ellos del más alto nivel y el otro un cuadro medio. En algún momento de la conversación tocamos el punto de la ley, de las normas, cada cual me compartió sus razones, uno reflexionó: “yo no puedo respetar unas leyes que jamás me consultaron, yo no le puse una sola coma a esas leyes, fueron leyes aprobadas por los poderosos”; y en otro momento y espacio, el otro me indicó, “nosotros respetamos las leyes, pero las que son injustas no, y no tenemos porque respetarlas”.

Cuando veo las acciones que realizan algunos grupos sociales que abiertamente desafían los ordenamientos legales que a todos nos rigen, no dejo de pensar en las razones que estas personas me dieron. Pienso en esos argumentos y llego a pensar en que si a quienes bloquean las entradas a las ciudades, secuestran vehículos y personas para reclamar sus demandas, les preguntara en torno a sus concepciones sobre la legalidad con toda seguridad escucharía los mismos argumentos.

Tal vez la primera argumentación, de que no debe acatarse aquella ley en la cual el ciudadano “x” no debe acatar aquella ley en la cual no ha participado directamente pueda ser considerada por algunos espíritus pro anarquistas o robinsonianos, pero jamás podrá constituir un camino serio y aceptado como medio para la elaboración y aprobación de las leyes. Hasta un niño que cursa la primaria sabe que en una república democrática las leyes son aprobadas por el poder legislativo en donde está representada la soberanía del pueblo a través de sus representantes, diputados y senadores.

El segundo argumento, el de la justeza de las leyes, tiene una legitimidad mayor. ¿Quién en principio puede negar el contenido ético de que las leyes deben ser justas? Podría pensarse que hace bien quien desobedece las leyes que le parecen injustas. Pero así fuera, estoy completamente convencido que quienes ganarían la batalla serían los poderosos. Lo que es justo para unos no lo es para otros. Si ahora mismo le preguntamos a cualquier ciudadano si le parece justo pagar impuestos nos responderá categórico que ¡no! Si los poderosos actúan conforme a su criterio de justicia al resto de la población la pasaríamos terriblemente mal. Si alguien promueve el ejercicio de la ley de la selva como el medio correcto para realizar la justicia se encontrará una de dos, o que quien la promueve es un avispado poderoso que sabe que en ese campo de batalla ganará absolutamente, o bien que se trata de un ingenuo o un perverso provocador que estará atrayendo las condiciones para golpear los intereses de los grupos sociales más vulnerables.
La recurrente violación de las leyes con acciones ¿”de buena fe”? para que las instituciones del gobierno les atiendan demandas que pueden ser justas es en sentido estricto un acto efectivo de provocación. Tratar de imponer la ley de la selva en la sociedad michoacana es abrir de manera irresponsable el espacio para que los poderes facticos (de diversa índole), reclamen y ejerzan el mismo
“derecho”. Pensar ingenuamente que los grupos de gestión social pueden ser superiores en poder a esos otros poderes es una verdadera insensatez. Con ello sólo le abren las puertas al autoritarismo y atraen sobre sí, lo que obligadamente por ley debe hacer el gobierno: aplicar el estado de derecho. Y tiene que hacerlo para evitar que otros poderes, efectivamente poderosos, actúen por la libre.¡Y cuidado, cuando ya hemos visto que la población por su cuenta, traileros, permisionarios, organizaciones campesinas, toman la iniciativa, las cosas podrían ir demasiado!

Por eso los apologistas de la ley de la selva deben pensarlo más de dos veces. O representan intereses muy poderosos y su propósito es crear el clima para que al final ellos salgan ganando o verdaderamente son tan pequeñitos e ingenuos que creen insensatamente que están haciendo la revolución.

0 comentarios for "La ley de la selva… Por Julio Santoyo Guerrero #Michoacan"

¿Que opinas de esta nota?