Headlines
lunes, octubre 29, 2012
.Radiar Noticias Mx

Tzintunzan luce a la Plaza Morelos de Morelia con altar de muertos

altar marca



29 de Octubre de 2012.- El monumento ecuestre al Generalísimo Don José María Morelos y Pavón, se convirtió en el elemento central del altar monumental dedicado a la memoria del prócer michoacano, en el umbral de la tradicional temporada de Noche de Muertos.

El Secretario de Turismo del Estado, Roberto Monroy García, informó que a fin de mostrar con apego a la tradición todos los elementos que conforman esta manifestación en la cultura purépecha, el altar se construyó con el apoyo y supervisión del Centro Cultural Comunitario de Tzintzuntzan.

El altar de la ofrenda se diseña de forma escalonada en niveles que representan al universo de los pueblos mesoamericanos, que en el caso de los purépechas se entiende como:

1. AUANDARHÚ. El firmamento.- Donde moraban los dioses celestes. El sol (Tatá Jurhiata), la Luna (Naná Kutsï o Naná Kuerájpiri) y las Estrellas (Jóskuecha).

2. ECHÉRINDO o ECHERIO. La Tierra.- Donde se encontraban los hombres que tenían que imitar las virtudes de los dioses, que eran las mismas deidades celestes que habían descendido a convivir con el hombre y que se hacían presentes en el fuego, o como espíritus que moraban en los animales del monte. El hombare nada hacía sin la voluntad de los dioes.

3. K’UMIENCHAKUARHU. Lugar de las Sombras.- La región inferior o el vientre de la tierra, donde se desataba el hombre al dejar la tierra, a donde bajaban los dioses del cielo y de la tierra cuando los astros morían en el poniente.

Cuando las ofrendas son grandes es común desplegarlas sobre el piso frente a los escalones del altar. En algunos pueblos se colocan petates y sobre ellos las bateas (tipo de charola), o cestos con ofrendas.

Otros elementos de la ofrenda son: pan de muerto, dulces de azúcar, agua, sal, tierra o ceniza, banderas de papel picado, productos de la tierra presentados cocidos y crudos, como frutas, alimentos preferidos por la persona que recibe la ofrenda, calabazas, chilacayote, chayote, mancuernas de maíz, etc. También se colocan fotografías del difunto y algunas ofrendas llevan prendas de vestir u otros elementos que identifiquen al difunto, como sus instrumentos de trabajo. En este caso, este elemento es al monumento mismo.

Algunas ofrendas llevan también una cruz al centro, en lo más alto, adornada con flores de cempazúchitl y de ánima.

También se les da lugar en diferentes partes de la ofrenda a los candeleros con velas (los más tradicionales de los pueblos purépecha son los de barro vidriado negro, elaborados en pastillaje en Santa Fe de la Laguna), con los que se forma una cruz y al sahumerio (también de barro vidriado negro, de Santa Fe de la Laguna) con el copal encendido.

Asimismo con pétalos de cempazúchitl se forma un camino que indica a las ánimas la ruta que deben seguir para llegar a las ofrendas.

0 comentarios for "Tzintunzan luce a la Plaza Morelos de Morelia con altar de muertos"

¿Que opinas de esta nota?