Headlines
lunes, noviembre 05, 2012
.Radiar Noticias Mx

Reforma curricular en las normales, derrota total... Por Erik Aviles

escuela-normal marca






Horacio Erik Avilés Martínez

Después de la desastrosa serie de acontecimientos en la entidad por la reforma curricular a las normales, solamente se puede hablar de una derrota total. Ante ello, los representantes del gobierno federal y estatal declararon que en ningún momento habían doblado las manos ante las presiones recibidas, instalándose una mesa de negociación y análisis sobre el tema curricular. Esto ocurre después de decenas de vehículos incendiados y de cientos de miles de personas afectadas por los reprobables sucesos. ¿Por qué no empezaron por negociar el tema académicamente?

Después de las evidencias acumuladas, que incluyen citas médicas perdidas, invasión de casetas de autopistas, autobuses quemados, marchas, comercios saqueados y edificios históricos rayados es una vergüenza sistémica que un juez libere impunemente a los normalistas. Mientras tanto, para el gobierno estatal haber flexibilizado en demasía su postura significa sentar un precedente que podría convertirse en la marca de este trienio.

A pesar de la magnitud de ambas derrotas, la verdadera catástrofe ocurre en el terreno educativo por al menos tres razones:

• La pauperización de la formación normalista. Su preparación profesional será claramente insuficiente para poder formar ciudadanos que posean saberes para hacer frente a retos como la globalización, la digitalización y la transdisciplina.

• La falta de contrapropuesta de parte de la Secretaría de Educación en el Estado, cuyo equipo de asesores debió centrar el debate en el diseño curricular, particularmente en la conformación de los docentes que la sociedad michoacana requiere a partir del 2017 y hasta el 2060 al menos, quienes a su vez prepararán a los profesionistas del 2080.

• La merma del presupuesto educativo estatal, ya que se señala se contrajeron compromisos económicos con los normalistas, que hasta la fecha permanecen en secrecía.

Asimismo, podemos reseñar al menos cinco incongruencias en el discurso normalista que les exhibe en su justa dimensión:

• Dicen que no debe impartirse computación porque hay primarias que no cuentan con Internet. Pero en lugar de pugnar por que se eleve la conectividad en toda la entidad y se equipen las escuelas, se bloquea la reforma. El colmo es que con menos del costo de un autobús incinerado se pagaría un punto de acceso a Internet gratuito en los 113 municipios.

• Si el debate es la eliminación de filosofía e historia, así como la carencia de un curso de purépecha, con el costo de tres autobuses se pudo haber pagado un curso anual de 100 horas de estas tres materias para los 6 mil alumnos normalistas, generando 200 empleos directos. Lamentablemente no hubo compromiso para estudiar doce horas más a la semana por parte de los normalistas, cuya intención de formarse en la excelencia se derrumba ante esa evidencia. La pregunta es: ¿actualmente estudian purépecha? Si no lo han estudiado, ¿por qué hasta ahora les surge la ocurrencia a nuestros combativos futuros profesores?

• Los normalistas y la CNTE recuperaron de última hora y sobre las rodillas un modelo curricular alternativo realizado en Sonora, en donde sus consabidas palabras “no es el mismo contexto socioeconómico” la exhiben. ¿Por qué una reforma sonorense sí va y otra que es federal no? ¡Porque una es de la CNTE y la otra del gobierno! Esto se realizó sin entrar a debate a fondo ni convocar a la sociedad civil organizada ni a la academia a construir la propuesta localmente, no copiada atropelladamente.

• Asimismo, en su autodenominada “megamarcha”, dicen que participaron 40 mil personas. Si el gasto individual, por conceptos de viaje redondo, viáticos y pérdida de la jornada laboral del citado promediase 300 pesos, con ese monto se pudieron pagar también cursos de las tres materias en disputa para todos los normalistas de Michoacán y generar 200 empleos directos. Y esto excluyendo los enormes daños colaterales que ocasionan. A tal grado llega la sinrazón e ineficiencia de sus pugnas.

• “Cursar inglés y computación robotiza”. Desdeñan el testimonio de vida de miles de ingenieros en sistemas computacionales y licenciados en informática, en su gran mayoría ciudadanos ejemplares. Tal vez porque están demasiado ocupados en su profesión no han reclamado tal insulto proveniente de medradores de la protesta. Lo mismo ocurre con todos los mexicanos angloparlantes que por no ser inteligibles sus palabras para un normalista iletrado en el inglés, se les descalifica a priori y cataloga de “robots”.

En suma, la paradoja entre formarse para educar en un entorno globalizado ó conformar profesores con formación filosófica y cultura local es totalmente reconciliable y como ya demostramos, hasta autofinanciable. Los normalistas desprecian la oportunidad de aprender la lengua de Shakespeare y de usar computadoras, cuyos saberes encierran auténticos nichos para emprendedores en materia de programación de software y de aplicaciones para teléfonos móviles, inimaginables por alumnos a quienes coartarán su principal posibilidad de aprender computación. Bloquear la enseñanza del idioma inglés y de computación para más de seis mil estudiantes normalistas no abona en absoluto a su formación.

Y así como ellos se niegan a estudiar más, ¿habría negativa entre los catedráticos normalistas a actualizar el contenido de sus materias respectivas? En la respuesta sin duda radica el origen de un vector más de beligerante resistencia a pensar globalmente y actuar localmente.

Comentarios: eaviles@mexicanosprimero.org y Twitter: @Erik_Aviles

0 comentarios for "Reforma curricular en las normales, derrota total... Por Erik Aviles"

¿Que opinas de esta nota?