Headlines
lunes, noviembre 26, 2012
.Radiar Noticias Mx

Sin periodo de gracia... Por Julio Santoyo

columnista

Por Julio Santoyo Guerrero

La presidencia que se inaugurará el 1 de diciembre no tendrá período de gracia. El cuestionamiento que importantes grupos sociales le han venido haciendo desde el día de la elección augura que las críticas estarán dirigidas a los resultados inmediatos que pueda ofrecer a los mexicanos. Si la presidencia de Felipe Calderón tuvo que hacerse a contrapelo de los señalamientos de “ilegitimidad” teniendo siempre como sombra la duda sobre la pequeñísima diferencia que le dio el triunfo y el temor a verse paralizada su administración, la de Peña Nieto tendrá que hacerse a contrapelo de la exigencia urgente de resultados teniendo como sombra el señalamiento de haber obtenido millones de votos de manera inadecuada y la especulación sobre el retorno de los viejos vicios del priismo del siglo pasado.

Si el discurso del priismo victorioso estuvo soportado en la crítica a las acciones y resultados de las presidencias panistas -discurso que terminó creyendo la mayoría del electorado, razón por la que ganó el voto mayoritario-, es lógico entender que ahora estos votantes más los que fueron derrotados se muestren exigentes con los resultados de la presidencia priista, para por un lado demostrar que el cambio ha sido para mejorar, y por el otro para contrastar y cuestionar la congruencia discursiva del nuevo gobernante y desde ya preparar la alternancia.

Así que una vez asumida la presidencia Enrique Peña Nieto tendrá que correr contra reloj. Y no podrá escapar al tema que mayores dolores de cabeza le ocasionó a quien será ya su predecesor y tanto sufrimiento moral y daño patrimonial le está ocasionando a la población, la delincuencia organizada. En este tema particular la ciudadanía estará vivamente interesada, recuérdese que en la creencia del electorado aparecía siempre la percepción de que “tiene que cambiarse la estrategia de combate al narco” y así disminuir la violencia y abatir el número de muertes que a diario reportan los medios de comunicación. No está en el ánimo de los mexicanos esperar meses para ver resultados. Está en su ánimo verificar los resultados desde los primeros días del nuevo gobierno.

La gente del presidente electo y el propio Peña Nieto dan señales de que entienden que existe esta percepción social del problema y que antes de comenzar ya están parados sobre urgencias inaplazables y que no puede ser negociado ningún período de gracia. El envío de la iniciativa y la aprobación de la nueva legislación -que modifica la organización y las funciones del gabinete- mediante la cual Peña Nieto habrá de estructurar su gobierno ponen de manifiesto esta preocupación.

Peña Nieto tendrá que llevar sobre sus espaldas el enorme peso de la tarea de revertir la duda fatalista del retorno de lo peor del priismo y construir con hechos el imaginario de que está siendo posible un nuevo priismo. La batalla más importante para revertir esta percepción, sin embargo, no tendrá que darla contra sus opositores sino con la historia de su partido, sus tradiciones políticas, sus grupos de poder y su propia práctica de gobierno.

Su problema más importante no será de conceptualizaciones, de discurso político, su mayor problema será de resultados y no de cualquier tipo de resultados, sino de resultados que deberán ser superiores a los que se le pueden reconocer al panismo. Y tendrá que ser medido en materia de seguridad por los indicadores con que fue medido Calderón en su sexenio: la cantidad de muertos, la cantidad de balaceras, los territorios bajo control del narco, la honestidad de las corporaciones policiacas y militares, la presencia del narco en la política. O bien en materia económica, por la estabilidad del peso, el crecimiento del empleo, el incremento del ingreso, la disminución de la pobreza, el crecimiento de la inversión.

No habrá período de gracia ni tiempo que perder para la presidencia priista en retorno. La pregunta que está en el aire es ¿podrá Peña Nieto y su partido cumplir con la expectativa de un eficaz y buen gobierno? Todos sabemos a donde conduce la respuesta afirmativa y la negativa, él también lo sabe.

0 comentarios for " Sin periodo de gracia... Por Julio Santoyo"

¿Que opinas de esta nota?