Headlines
viernes, marzo 22, 2013
.Radiar Noticias Mx

No se puede cambiar, ¿pero si festejar?

dinosaurio





Por @ElBote

Vaya, vaya, primero el PAN le quita en el 2000 al PRI el poder ejecutivo y se decía que iniciaba un *cambio*, durante los 2 sexenios del disque cambio el panismo quiso imponer la privatización de PEMEX (que en parte logró con la reforma energética del 2008, apoyado por el PRI e incluso por el PRD) y el IVA en alimentos y medicinas, pero resultó que en los estatutos del PRI estaba *explícitamente* prohibido que se apoyara tales reformas.

Ahora que el PRI (gracias a las triquiñuelas, al caso monex, al TEPJF, al estado de derecho a modo en el que primero se decide al presidente electo y luego se toman medidas respecto a los gastos de campaña, pero sobre todo, gracias a millones de Mexicanos que no saben ver la TV y se dejan apantallar por el poder mediático) regresó al poder ejecutivo federal, enarbola no solo el "cambio", si no que nos habla de una "transformación" según lo dicho por Peña Nieto ayer motivo de los 100 días que lleva su gobierno.

!Ah para atole con el dedo!, resulta que ahora el PRI modificó sus estatutos para eliminar la prohibición de apoyar el IVA en alimentos y medicinas, también la prohibición de apoyar la privatización de PEMEX, volviéndose con esto el PRI básicamente en lo mismo que el PAN cuando tenía la titularidad del poder Ejecutivo, o sea, la misma continuidad disfrazada de transformación en dos de los principales temas del país, ni más ni menos. ¿Así quiere Peña Nieto que le creamos lo de la transformación?

Uno de los dichos de Peña Nieto en estos días fue *100 días no son suficientes para cambiar a México*, muy bien, pero si son suficientes para que, aunque no se cambie a México, si se sirvan con la cuchara grande los mismos que se han servido así desde hace décadas, además, un dicho como ese de Peña Nieto se vuelve burla a los mexicanos cuando se acompaña de un evento que por cierto, nos cuesta a los Mexicanos, en el que se celebra con bombo y platillo los 100 días que lleva gobernando una continuidad, ahora disfrazada de transformación.

Es un gran error que millones de Mexicanos se traguen el atole con el dedo de celebrar como logros y compromisos cumplidos el hecho de la implementación, apenas, de medidas que solo el tiempo habrá de demostrar en su momentos si fue lo adecuado para resolver los problemas que aquejan a los Mexicanos, aunque sabemos que no se ha implementado nada para resolver el problema principal y gran reto para cualquier gobierno que se dice de Tranformación, CAMBIAR EL MODELO ECONÓMICO, modelo acutual de generación de pobreza, injusticia y desigualdad social, generador de condiciones precarias de trabajo, de vida, pero eso sí, generador también de la multiplicación de fortunas de unos cuantos, mismos cuantos cuando gobernaba el PRI antes del 2000, el PAN a partir del 2000 y ahora a 100 días de un gobierno que enarbola la bandera de la democracia, la paz y el progreso, pero en el que sigue sin tocarse, ni con el pétalo de una rosa, la vía principal de transformación urgente para la población mexicana, EL MODELO ECONÓMICO.

¿De que sirve al anuncio de la cruzada contra el Hambre similar al programa oportunidades del panismo, mientras se pretende cobrar IVA alimentos y medicinas que, empeorará la condición de pobreza de quienes ahora padecen incluso hambre?

¿De que sirve anunciar con bombo y platillo una reforma educativa que, según el PRI y EPN, garantiza un mejor futuro para los mexicanos, cuando el motor creciente de desempleo y falta de oportunidades para crear empresas por parte de los ciudadanos lo que garantiza realmente es terminar en las filas lamentables de profesionistas NINIS, talacheros, taxistas, o ejerciendo cualquier trabajo menos el relacionado con sus estudios?.

¿De que sirve anunciar con bombo y platillo una limosna llamada apoyo de 525 pesos al mes para adultos mayores, cuando dicho apoyo equivale a 17.5 y tan solo el kilo de huevo rebasa los 22 pesos, el de tortilla ya anda en los 10?, etc.

En fin, hay que dejar en claro que, la auténtica transformación de México, radica en una repartición justa de la riqueza enorme que hay en nuestro país, radica en que los que más ganan paguen más impuestos tal y como dice la constitución, que el salario que se paga a los trabajadores garantice el poder adquisitivo que manda la constitución, que la educación en realidad sea gratuita y laica como manda la constitución.

Es lamentable que los mexicanos veamos como esperanza de transformación lo que hoy en día nuestra constitución nos garantiza, y más lamentable aún es que se deba tan solo a que le siguen llegando millones de votos al PRI, al PAN y a los lambiscones de siempre.

0 comentarios for "No se puede cambiar, ¿pero si festejar?"

¿Que opinas de esta nota?