Headlines
martes, mayo 21, 2013
.Radiar Noticias Mx

Michoacan, inseguridad, ausencia de ley y de gobierno

colaboracion





Por Julio Santoyo Guerrero



No es la primera vez que lo escucho. En los últimos meses lo he oído de diversas personas. La razón, la inseguridad y la ausencia de ley y de gobierno, dicen. Los testimonios los conoce cualquier michoacano: “ya no se puede trabajar”;“estamos amenazados”; “quieren que les pague mucho”; “no puedes moverte por las carreteras, cuando no son los criminales son los maestros, los estudiantes o a cualquiera que se le ocurra cerrar o sitiar las ciudades”; “ya me secuestraron”; “donde vivo todo el pueblo está amenazado”; “cómo trabajar si ya quemaron el empaque”; “todos los que trabajamos en esta ruta nos tenemos que caer con una lana cada mes”; “ya no aguanto la presión los mañosos nos ordenan para que nos manifestemos contra la Federal y el Ejército cada vez que lo necesitan y nosotros a la mitad dando la cara y en conflicto con unos y con otros”; “preferí cerrar mi negocito, me cayeron los malosos y para que quiero problemas”; “en mi colonia en muchas casas vecinas han robado, ya no aguantamos a los ladrones”; “ya casi no dejo salir a mis hijos de noche y cuando les doy permiso estoy con el Jesús en la boca”; “el susto que me llevé, se me cerraron y me quitaron el carro, por suerte iba solo y la puedo contar”; “allá en mi tierra por cada kilo de aguacate y de resina tienes que pagar y así es como trabajamos todos”.

Y sí, silenciosamente muchos michoacanos están optando por irse, sobre todo los que sienten que su vida aquí corre peligro. Los gobiernos no dan garantías. Otros están pensando en irse si las cosas siguen así. Y no hay sitio de Michoacán que escape a este drama. Lo mismo ocurre en Morelia que en cualquier comunidad o ranchería. En Michoacán nadie está salvo.

Esta es la realidad que tendrá que encarar el Secretario de Gobernación Osorio Chong en su visita mañana martes a la capital del estado. Sobre estos problemas tendrá que dar alternativas. Y tendrá que ser claro, creíble y contundente para que en los días posteriores ocurran acciones que nos dejen a los michoacanos la certidumbre de que el gobierno está agarrando con firmeza las riendas de la gobernabilidad. Riendas que hace tiempo están sueltas, razón por la cual otros han querido imponer las propias con éxito evidente y que han llevado al estado a la condición de entidad desgobernada.

La tarea no será fácil. La descomposición del estado en materia de seguridad está acompañada de una degradación de la vida política en la historia reciente. Es decir, que no bastará con meterle mano al problema de la inseguridad, tendrán que meterle mano al ejercicio de la propia política. No sólo debe haber responsabilidades del ejecutivo federal y estatal, deben quedar claras las responsabilidades de los presidentes municipales, del poder legislativo, del poder judicial, de los partidos políticos y de los ciudadanos.

Uno de los puntos de ataque más importantes de la nueva estrategia, que no debería de ser solamente de seguridad, sino antes que nada de la gobernabilidad, es el de la impunidad. Es decir, tendrá que ponerse como tarea central hacer de Michoacán un efectivo estado de derecho. Mientras cualquier delito queda impune, ya sea por el poder de los cárteles del crimen o por el chantaje de irresponsables y provocadores “líderes sociales”, Michoacán seguirá hundiéndose en el desgobierno y la improductividad y sus habitantes seguirán sufriendo los efectos de un estado sin ley.

La irresponsabilidad de gobiernos previos, que le dejaron las puertas abiertas a la delincuencia y que entregaron áreas del gobierno a los violentos chantajistas de la política, creyendo que con ello compraban y aseguraban la paz, fueron insensatos, cortos de entendimiento y traicionaron a la ciudadanía. Lo único que lograron fue hundir al estado en la condición que ahora padecemos. Esta es la condición que debe revertirse sin pausa en el accionar. En Michoacán el gobierno debe recuperar la rectoría en casi todos los temas que le deben ocupar al gobierno. Si hay crisis de gobernabilidad es precisamente por esos abandonos. Y esto debe pasar a la agenda que Osorio Chong debe atender con los órdenes de gobierno.

Irse de Michoacán es la respuesta de sentido común al desgobierno; cada michoacano que se va, cada empresa que se cierra, cada empleo que se pierde por la inseguridad y la impunidad, es una calificación negativa al gobierno. Impedir el éxodo y terminar con el sufrimiento y el caos deberá ser el resultado exitoso de lo que acuerden el gobierno federal, el estatal, los gobiernos municipales y los políticos. El desgobierno debe terminar, la clase política si no es pusilánime lo tiene que entender como actores centrales en el ejercicio del poder. El día que haya michoacanos que ya no quieran irse será el indicador preciso de que las cosas habrán cambiado, y ello es responsabilidad de quienes nos gobiernan.

0 comentarios for "Michoacan, inseguridad, ausencia de ley y de gobierno"

¿Que opinas de esta nota?