Headlines
sábado, agosto 11, 2012
.Radiar Noticias Mx

Del Ejido a Wembley… por Erik Aviles


Por Erik Avilés



Con el triunfo futbolero sobre Japón, el indiscutido deporte nacional brinda una alegría a sus seguidores. Es deporte del rico y del pobre, de cinturones de miseria, residencias y caseríos rurales.

Particularmente, se derrotó al país del Sol Naciente, altamente civilizado, con un impresionante desarrollo humano y tecnológico. Ojala la victoria hubiera sido en salud, educación o combate a la pobreza. ¿Si México se hubiese impuesto en desciframiento genómico de la biodiversidad endémica habría encabezados en los medios?

Evidentemente, laconstrucción que realiza el deporte japonés es muy diferente a la nuestra, ya que existen políticas públicas que incentivan altamente a los atletas para lograr resultados. Es círculovirtuoso de activación física y deporte cuyo resultado más destacable es que un bebé japonés tiene 86 años de esperanza de vida, mientras que uno michoacano solamente 75. Morir 11 años antes que un japonés es la condena de nuestros hijos por nacer michoacanos.

Más aún,la final se jugará entre dos naciones ya campeonas en desigualdad: México y Brasil, en donde la proporción de ingreso entre el 10% más rico y el 10% más pobre de los habitantes es para México de 25 veces, mientras que Brasil es de casi 50. A pesar de la consabida hegemonía brasileña, en ambas finales tenemos asegurada la medalla de plata y daremos la pelea.

Para ejemplificar la desigualdad imperante en nuestro país, revisemos la hazaña de la semifinal que realizó Oribe Peralta, nacido en el Ejido “La Partida”, en Torreón, Coahuila pero debutado en el Monarcas Morelia. ¿Acaso no había michoacanos talentosos? Hoy, con un salario generoso, siendo seleccionado nacional, con sus servicios balompédicos tasados en más de tres millones de eurosy catalogado como uno de los 300 líderes más influyentes de México, mucho tiene que explicarnos su trayectoria. En particular, la posibilidad real de que cualquier hijo del ejido mexicano escriba su propia biografía de éxito.

Sin embargo, si ésta historia es fantasiosa, inexplicable, producto de casualidades, talento, influencias o de la gracia divina, sin existir un sistema deportivo que pueda replicar el éxito de Oribe con nuestros hijos, no permitamos que no se nos venda como ejemplo sistémico. Que se esclarezca a todos los niños y jóvenes mexicanos cuál es la ruta que se debe de seguir para lograr ser deportista, seleccionado nacional y que no se les engañe.

Comentarios: Erik.Aviles@gmail.com y Twitter: @Erik_Aviles

1 comentarios for "Del Ejido a Wembley… por Erik Aviles"

  1. Upsss !!!
    que dijooo ??????????????'''

¿Que opinas de esta nota?