Headlines
lunes, agosto 27, 2012
.Radiar Noticias Mx

Una semana larga, de tormenta... ¿perfecta? Por Julio Santoyo #Michoacan


Por Julio Santoyo Guerrero

En lo que va de los seis meses de gobierno la administración que dirige Fausto Vallejo finalmente ha llegado a los umbrales del sitio previsto por su propia profecía: la carencia de recursos financieros incluso para pagar algunos compromisos salariales con sus trabajadores y la apertura de una coyuntura de reclamos y exigencias laborales.

El 15 de febrero Vallejo Figueroa recibió una administración financieramente quebrada, con adeudos que hoy se han reconocido se acercan a los 40 mil millones de pesos. En seis meses no pudo lograr, no obstante las gestiones anunciadas ante el gobierno federal, el refaccionamiento urgente para amortiguar compromisos heredados, la inversión en obra nueva y el pago de la nómina. El gobierno de Vallejo aguantó casi medio año y redireccionando recursos pudo evitar en los meses previos el colapso y lo que él mismo ha llamado el "shock social". Pero todo indica que las reducidísimas capacidades financieras con las que operó se están extinguiendo y que la cuerda se ha estirado todo lo que podía estirarse. Por eso la semana que hoy inicia podría ser una de las semanas más largas en términos de preocupación financiera y de gobernabilidad del mandato que encabeza Fausto Vallejo. La convergencia en esta fecha de múltiples convocatorias para la movilización social, justificadas en la exigencia de pagos de retroactivos a trabajadores de la educación, es sólo una expresión que podría derivar en una crisis mayor.

Los tiempos han jugado en contra de la administración actual. Las auditorias han caminado lentamente o bien fueron programadas para que dieran resultados hasta finales de año; las deliberaciones en la legislatura local han apenas arrojado un primer acuerdo para normar el futuro del endeudamiento pero no han resuelto nada en torno a instrumentos urgentes para acceder a recursos frescos que le permitan al gobierno sortear el conflicto social y económico que ya está tocando la puerta. Sin resultados conclusivos de las auditorias tampoco estará en tiempo para conocer con precisión el origen del quebranto y desde luego dar con los responsables del mismo, lo cual le podría ayudar políticamente para deslindarse y para afirmar ante la sociedad la convicción de que su gobierno no permitirá la impunidad, a la vez que argumentar con razones precisas la justificación para un rescate financiero a cargo de la federación. Igualmente le permitiría ver con claridad a dónde y a quienes se fueron tantos recursos.

La urgencia de recursos, sin embargo, no es para un futuro mediato, es para los próximos días. Por eso el problema se convierte en un delicado asunto de gobernabilidad. Es decir, de cómo hará el gobierno para mantener vigentes los vínculos de confianza, diálogo y compromiso con partidos políticos, organizaciones, líderes y sociedad. Y es aquí donde tendrá que demostrar sus buenos oficios políticos para mantener la estabilidad social y diluir la condición de "shock social". Un comportamiento de su gabinete errático y dividido, o impulsado por la estrategia de administrar el conflicto con fines cortoplacistas de grupo antes que de Estado, como ha ocurrido en semanas previas y que han dejado mal parado al gobernador Vallejo Figueroa ante ciertos temas, solo contribuiría a alimentar las condiciones para una "tormenta perfecta".

Los valores de la legalidad, del diálogo, del compromiso y el de la paz son las cartas que deberán estar como referentes de fondo ante la crisis que se avizora para este semana. Ahora tendrá la oportunidad el gobierno actual de demostrar hasta dónde llegan sus capacidades para gobernar con resultados. Y cierto, de cómo superen esta crisis y de cómo pongan en juego las capacidades los protagonistas del gobierno, dependerá el futuro político del partido que gobierna y de los personajes que están haciendo el gobierno.

0 comentarios for "Una semana larga, de tormenta... ¿perfecta? Por Julio Santoyo #Michoacan"

¿Que opinas de esta nota?